Epilepsia en Latinoamérica

Cuándo se debe dejar de tomar una medicación?

Reducir/interrumpir la medicación

Siempre que receto un medicamento a un paciente, lo primero que muchos de ellos preguntan es: “¿Cuánto tiempo tendré que tomar este medicamento?”, “¿Alguna vez podré dejarlo?”.

La respuesta varía según el tipo de epilepsia y la presencia/ausencia de crisis.  En la mayoría de los casos, siempre que continúes sufriendo crisis, la medicación será necesaria.  Sin embargo, una vez que no hayas experimentado ninguna crisis por una cantidad determinada de tiempo (generalmente de 2 a 5 años, según lo determine tu epileptólogo), la dosis normalmente se va reduciendo de a poco hasta interrumpir la medicación por completo (siempre y cuando las crisis no vuelvan a aparecer).  En pacientes que no han sufrido más crisis luego de la cirugía, la medicación generalmente se va disminuyendo después de solamente un año.

Aquellos que experimentan efectos secundarios inaceptables de su medicación o prefieren no tomar ninguna medicación probablemente desearán reducir/interrumpir los FAE lo antes posible.  Un ejemplo típico es la mujer que busca quedar embarazada y prefiere no tomar medicación para evitar posibles daños al bebé.  Pero también existen aquellos que tal vez necesitan o quieren tomar la medicación indefinidamente.  Algunos tipos de epilepsia (como la epilepsia mioclónica juvenil) se controlan de manera muy efectiva con medicación, pero una vez que los medicamentos se interrumpen, las crisis suelen volver.  Es posible que aquellas personas con estos tipos de epilepsia nunca dejen de tomar su medicación. Otras posiblemente no quieran dejar su medicación porque existe un riesgo mayor de crisis recurrentes que podrían ocasionarles problemas en el trabajo o la pérdida del permiso para conducir.  Si reducir o eliminar tu medicación es una buena idea –o no– es una decisión que solo pueden tomar tú y tu epileptólogo juntos.

Los médicos nos movemos lentamente cuando reducimos las dosis de la medicación.  Lo hacemos a paso lento, a menos que la medicación esté produciendo efectos secundarios inaceptables, y tengamos que acelerar el proceso.  Si esto sucede en tu caso, tendrías que ser hospitalizado para que te quiten la medicación de manera más segura y te monitoreen constantemente.

 Dependiendo del tipo de epilepsia, puede existir la posibilidad de que tus crisis vuelvan a ocurrir si interrumpes tu medicación.  Teniendo esto en cuenta, asegúrate de evitar conducir o realizar actividades que puedan ponerte en riesgo, sobre todo inmediatamente después de reducir o interrumpir tu medicación, que es cuando más riesgo corres de que tus crisis reaparezcan.  También, evita especialmente los disparadores de crisis como la falta de sueño, el estrés excesivo, etc.

 

volver