Epilepsia en Latinoamérica

Dieta de bajo índice glucémico

Al igual que las dos anteriores, cuando se utiliza para prevenir las crisis, el objetivo es lograr la cetosis. Sin embargo, esta dieta se enfoca en los tipos de carbohidratos que se consumen, en lugar de en la cantidad. Se logra a través del índice glucémico.

El índice glucémico (IG), que al principio fue creado para ayudar a los diabéticos a controlar el nivel de azúcar en sangre, mide el aumento de azúcar en la sangre dado por las porciones de 50 g de varios tipos de carbohidratos, en comparación con la misma cantidad de alguna referencia (glucosa pura o pan blanco). Luego de probar cada alimento, se lo clasifica de 1 a 100, siendo 100 glucosa pura. Los alimentos con un índice mayor a 70 son considerados de alto índice glucémico; si están entre 56 y 69, son de índice moderado, y los de bajo índice glucémico son los que tienen 55 o menos.

Cuando se usa esta dieta para prevenir crisis, se permiten solo los alimentos que tienen un bajo índice glucémico (menos de 50). El consumo total de carbohidratos se disminuye gradualmente a alrededor del 10% de las calorías diarias (40-50 g), y se disminuyen aún más si las crisis se siguen presentando. Los carbohidratos se distribuyen en forma equilibrada a lo largo del día y se consumen junto con proteínas y grasas para disminuir la liberación de glucosa a la sangre. Esta dieta tiene menos grasas que la cetogénica (60% a 70% de las calorías diarias, contra 90%) y más proteínas (20% a 30% de las calorías diarias).

El resultado es que la dieta de bajo índice glucémico es más fácil de seguir que la cetogénica porque permite más carbohidratos y proteínas y necesita de menos grasas. Esto hace que sea menos restrictiva, aunque pueda ser más difícil alcanzar la cetosis.

Al día de hoy, no hay muchos estudios que analicen los efectos de esta dieta sobre las crisis. Sin embargo, uno de los pocos estudios que se hicieron demostró que en 10 de 20 pacientes con epilepsia intratable que la siguieron disminuyó la frecuencia de las crisis en más del 29% (*). De todos modos, cabe resaltar que algunos pacientes pueden necesitar incrementar los medicamentos antiepilépticos cuando siguen la dieta.

(*) “Low-glycemic-index treatment: A liberalized ketogenic diet for treatment of intractable epilepsy”, HH Pfeiffer y EA Thiele (“Tratamiento de bajo índice glucémico: una dieta cetogénica liberal para el tratamiento de la epilepsia intratable”). Neurology 2005 de la Academia Americana de Neurología; 65 (II):1810-12.

volver