Epilepsia en Latinoamérica

Dietas antiepilépticas

Aunque no se haya comprobado que algún alimento en particular ayude a disminuir o prevenir las crisis, la dieta cetogénica, la dieta modificada de Atkins y la de bajo índice glucémico pueden contribuir al tratamiento de la epilepsia. Todas estas dietas tienen un efecto similar: un estado metabólico conocido como cetosis. En un estado normal, el cuerpo quema carbohidratos (glucosa y glucógeno) como combustible. Pero durante la cetosis, las reservas de grasa del cuerpo se convierten en la fuente de combustible. Las cetonas son pequeños fragmentos de carbón que se crean cuando se cataliza la grasa que el cuerpo usa como fuente de combustible. La cetosis ocurre cuando las cetonas alcanzan un determinado nivel en la sangre.

Para lograr poner el cuerpo en estado de cetosis, se tiene que limitar radicalmente el suministro de carbohidratos, dado que el cuerpo siempre preferirá quemarlos si están disponibles. Solo cuando los carbohidratos de la dieta (azúcares y almidones) y la reserva de carbohidratos del cuerpo (glucógeno) se agotan o no se pueden conseguir, el cuerpo hace el cambio, empieza a quemar grasa para obtener energía y produce cetonas. Es impresionante, ¡en algunos pacientes las cetonas tienen un poder protector contra las crisis! Y a veces, este efecto se puede prolongar luego de que se discontinúa la dieta.

Dieta cetogénica
Dieta modificada de Atkins
Dieta de bajo índice glucémico
Comparacion de las dietas antipilepticas
Lista de alimentos

 

volver