Epilepsia en Latinoamérica

Antes de quedar embarazada…

¡Planificar el embarazo!

Por lo general, las mujeres descubren que están embarazadas entre la cuarta y sexta semana del embarazo.  En ese momento, los efectos perjudiciales de ciertos FAE ya pueden haberse producido.  Lo que se recomienda es que la mujer le informe a su epileptólogo que planea quedarse embarazada lo antes posible, de modo de disponer de tiempo para prepararse y, posiblemente, para cambiar la medicación o reducir varios medicamentos a uno solo.

Asimismo, debe comenzar a seguir las reglas del embarazo saludable por lo menos tres meses antes de la concepción, si no antes:

  • Seguir una dieta saludable y balanceada.
  • Dormir mucho.
  • Hacer ejercicio moderadamente.
  • No fumar.
  • Evitar el consumo de alcohol.
  • Evitar el consumo de cafeína.
  • Mantener el peso corporal tan cerca del ideal como sea posible.
     

Es importante lograr un buen control de las crisis antes de concebir

Las mujeres que tienen un mejor control de las crisis antes de quedar embarazadas, por lo general, sufren menos crisis durante el embarazo. El epileptólogo evaluará la posibilidad de cambiar las medicaciones, reducir las dosis o incluso interrumpirlas en algunos casos.  No hay que tomar ninguna decisión con respecto a los medicamentos sin consultar con el doctor, ya que los resultados pueden ser terribles.

Existe la posibilidad de buscar asesoramiento genético

Puede ser algo valioso, particularmente si en la familia hay antecedentes de anomalías congénitas o trastornos hereditarios.

Tomar ácido fólico y vitaminas prenatales

Es muy importante que la mujer comience a tomar suplementos de ácido fólico y vitaminas prenatales antes de concebir.  Algunos FAE pueden reducir los niveles de ácido fólico en el organismo, y ciertas malformaciones se relacionan con la deficiencia de esta vitamina durante las primeras etapas del embarazo.  Por ejemplo, los defectos del tubo neural (espina bífida) se presentan apenas entre 24 y 28 días después de la concepción, antes de que la mayoría de las mujeres sepan siquiera que están embarazadas.  A menos que se comience a tomar ácido fólico antes de concebir, probablemente tenga deficiencias durante ese período crítico.  Es recomendable tomar entre 1 y 4 mg de ácido fólico más vitaminas prenatales antes de intentar quedar embarazada, y que se continúe tomando esa dosis durante todo el embarazo.
Evaluar la posibilidad de tomar vitamina K

Dado que algunos FAE pueden interrumpir el metabolismo de la vitamina K y aumentar el riesgo de sangrado innecesario en el bebé (hemorragia interna neonatal), hay que consultar con el obstetra si es conveniente tomar 10 mg de vitamina K a partir de la semana 36 del embarazo como medida preventiva.

 

volver