Epilepsia en Latinoamérica

Otras terapias CAM

La biorretroalimentación, la digitopuntura, el yoga, el taichí y los masajes son algunas de las muchas terapias CAM con las que a veces se intenta prevenir futuras crisis, reducir el estrés o aliviar otros problemas relacionados con la epilepsia.  Pero, como la terapia a base de hierbas, estas no se las ha estudiado lo suficiente como para que se establezca si realmente producen un impacto probado.  Sin embargo, el daño potencial causado por estas terapias es bastante bajo, por lo que, en general, pueden utilizarse en forma segura junto con tratamientos tradicionales para la epilepsia.  De todas formas, hay que consultar con el médico antes de probar cualquier terapia, especialmente si es una CAM nueva o inusual, como un tipo de masaje más fuerte o yoga combinado con calor extremo o respiración intensa.

Aumento de la relajación y/o alivio del estrés

Dado que el estrés aumenta la tendencia a sufrir crisis, tiene sentido creer que la reducción del estrés y el incremento de la relajación podrían ayudar a evitarlas.  Sin embargo, estos métodos no tienen un efecto comprobado directamente en las crisis.  Por lo tanto, no deben reemplazar el tratamiento médico y solo deben practicarse como terapias complementarias.

Las ventajas: la mayoría son seguras (pero hay que consultar con el médico antes de comenzar alguna de estas terapias) y hacen sentir bien.  Las desventajas: pueden ser caras, y algunas demandan mucho tiempo.

Aromaterapia
Esta técnica utiliza el aroma de plantas y de aceites esenciales para generar relajación y cambios emocionales positivos.  Existen muchos tipos diferentes de “aromas”, algunos suaves y otros muy fuertes.

Se sugirió el jazmín como un aroma que ayuda a controlar las crisis.  A su vez, se descubrió que algunas formas de aromaterapia empeoran las crisis y deben evitarse, tales como las que se mencionan a continuación, entre otras:

  • Alcanfor (Cinnamomum camphora)
  • Eucalipto (Eucaliptus globulus)
  • Hinojo (Foeniculum vulgare)
  • Hisopo (Hyssopus)
  • Menta poleo (Mentha pulegium)
  • Romero (Rosmarinus officinalis)
  • Salvia (Salvia officinalis)
  • Sabina ( Juniperus sabina)
  • Espliego (Lavandula latifolia)
  • Hierba de Santa María (tanacetum vulgare)
  • Cedro blanco (thuya occidentalis)
  • Trementina (Pinus species)
  • Ajenjo (Artemisia absinthium)

La aromaterapia es proporcionada por profesionales registrados o certificados.

Entrenamiento autógeno
Una técnica de relajación parecida a la autohipnosis, el entrenamiento autógeno consiste en sesiones breves (de 20 minutos, aproximadamente) en las que la persona combina imaginación visual, técnicas de respiración apropiadas y autoinstrucciones que son relajantes.  Algunos ejemplos de autoinstrucciones son: “Siento mi brazo izquierdo pesado”, “Estoy tomando un baño cálido completamente relajado”, etc.  Existen también autoinstrucciones que ayudan a “volver” de la relajación, como “Ahora siento mi brazo izquierdo normal de nuevo, y estoy despierto y en paz”.  Por lo general, se recomienda que esta técnica se practique a diario en un lugar tranquilo y cómodo.

Masajes
Los masajes suponen acariciar y manipular los músculos y los tejidos conectivos a fin de producir relajación, aliviar la tensión muscular y promover la reducción de estrés.  Deben evitarse los masajes bruscos.  En cuanto a la terapia craneosacral y las manipulaciones quiroprácticas, debe consultarse con el doctor de antemano, y se debe evitar si se tuvo una neurocirugía.

Meditación
Esta práctica antigua está diseñada para aumentar la consciencia de uno mismo, reducir el estrés y ayudar al individuo a que experimente “el momento presente” mediante técnicas de respiración y de despejar la mente de pensamientos aislados.  Generalmente, se obtienen como resultado actitudes objetivas, gratitud y calma.  Se ha propuesto, principalmente, como un recurso útil para aumentar la relajación y también para reducir el riesgo de sufrir crisis.

Musicoterapia
Esta forma de terapia se basa en la teoría de que la exposición a selecciones de música con diversas secuencias de tonos altos y bajos puede afectar las ondas cerebrales y las reacciones físicas en el cuerpo y el cerebro.  Aunque es indiscutible el hecho de que diferentes melodías pueden hacer aflorar determinados sentimientos, no existe evidencia firme que demuestre que la música puede reducir las crisis convulsivas.

Neurorretroalimentación
La neurorretroalimentación supone el reconocimiento de ondas cerebrales “malas” en un EEG y el uso de técnicas para ayudar a “corregirlas” y controlar el estrés.  Sin embargo, su contribución al control de las crisis es discutible.

Relajación muscular progresiva
Este método de generar relajación y aliviar el estrés comprende la tensión y relajación secuencial de diferentes músculos.  Después de contraer conscientemente un grupo de músculos, la relajación a continuación es mayor que lo usual y puede ayudar a relajar el cuerpo entero.  Por eso, se propone como posiblemente beneficiosa en la reducción de crisis, aunque no existe evidencia directa al respecto.

Yoga
Este método, que unifica las acciones y las intenciones del cuerpo, la mente y el corazón, consiste en la combinación de posiciones corporales únicas y ejercicios de respiración conscientes.  El yoga es muy conocido por sus propiedades relajantes y aliviadoras del estrés.  En los últimos años, se han realizado estudios para establecer si la práctica del yoga puede afectar la frecuencia de las crisis, pero los resultados aún están inconclusos. Existen muchas variantes del yoga, incluidos algunos tipos más inusuales e innovadores (por ejemplo, el yoga de la risa, Bikram Yoga, etc).

 

volver