Epilepsia en Latinoamérica

Hierbas

Las hierbas son la forma de CAM más comúnmente utilizada para tratar la epilepsia.  También es la más antigua, dado que se usó durante siglos para el tratamiento de la epilepsia en Asia y otras zonas con sistemas de medicina oriental establecidos.  Las hierbas que se utilizaron para controlar crisis son valeriana, piper nigrum, kava-kava y bufera, entre otras.

Muchos pacientes alaban sus tratamientos a base de hierbas, pero ha habido pocas investigaciones científicas al respecto; es decir que, en realidad, no sabemos si verdaderamente funcionan –o por qué parecen funcionar para algunas personas, pero para otras no–.  También está el problema de la estandarización.  Dado que las hierbas no están sujetas a las mismas normas gubernamentales que los medicamentos estándar respecto de la fabricación, la pureza y el contenido, no podemos afirmar si la hierba procesada por una empresa es tan segura o eficaz como la misma hierba procesada por otra.  Otro riesgo es que algunos suplementos a base de hierbas pueden contener ingredientes a los que el paciente es alérgico, y como no se especifican todos los ingredientes, no se sabría.

Recuerda: es fundamental que el médico y el paciente trabajen juntos al momento de usar hierbas.  Consulta con tu médico antes de tomar hierbas para asegurarte de que, por lo menos, no sean nocivas para tu salud.

¡Advertencia!

El hecho de que las hierbas se consideren “naturales” no significa que no sean perjudiciales para la salud en determinadas condiciones, incluidas la epilepsia.  Consulta con tu médico antes de tomar hierbas, en especial si se trata de las siguientes:

Hierbas que pueden producir o precipitar crisis:

Eléboro Americano
Uva del Oso (arcostaphyllus uva-ursi)
Borraja (Borago ifficinalis)
Efedra (ephedra)
Aceites esenciales
Onagra vespertina (oenothera biennis)
Ginko (gingko)
Ginseng (Panax quinquefolius)
Hisopo(Hyssopus officinalis)
Ma Huang (herba ephedra)
Muérdago (viscum album)
Acónito (aconilum)
Onagra (Oenothera biennis)
Escutelaria (scutellaria galericulata)
Tejo (taxus bacatta)
Yohimbe (pausinystalta yohimbe)

 

Hierbas que pueden modificar los niveles de determinados FAE en sangre:

Aloe Vera (Aloe Barbadenis)
Eléboro Americano
Manzanilla (matricaria recutita)
Echinácea (Echinacea purpurea)
Ajo (allium sativum)
Ginkgo biloba
Gotu Kola (Centella asiatica)
Kava-Kava (piper methysticum)
Regaliz (Glycyrrhiza glabra)
Cardo lechoso (silybum marianum)
Muérdago (viscum album)
Altamisa (Artemisia vulgaris)
Pasionaria (passiflora incarnata)
Pipsissewa (chimaphila umbellate)
Pycnogel (pinus maritime)
Trébol rojo (trifolium pretense)
Hierba de san Juan (hypericum perforatum)
Valeriana (valeriana oficinalis)

Suplementos
Los suplementos, incluidas las vitaminas, los minerales, los aminoácidos y las hormonas, se han vuelto una parte habitual de la rutina diaria de mucha gente.  Aunque ningún suplemento puede en realidad “curar” o “sanar” la epilepsia, algunos pueden ser recomendados por tu médico para aliviar los efectos secundarios de ciertos FAE o tratar determinados estados que podrían precipitar crisis.

Sin embargo, antes de ingerir algo nuevo (incluso algo considerado “natural” y “seguro”), siempre hay que consultar con el médico y nunca dejar de tomar los medicamentos antiepilépticos sin su autorización.  También, hay que tener en cuenta que algunos suplementos tienen la capacidad de interferir con la medicación contra la epilepsia o incluso de provocar crisis.

A continuación, una lista de algunos suplementos que están relacionados con la epilepsia y las crisis.

 

 

volver