Epilepsia en Latinoamérica

Qué sucede con los medicamentos en el cuerpo?

Una vez que tomas un medicamento, éste se absorbe, entra en el torrente sanguíneo, es transportado al cerebro para realizar sus tareas, y finalmente, es eliminado del cuerpo. Echemos un vistazo a la absorción, transporte y eliminación de medicamentos.

Absorción
La cantidad de medicina que es absorbida por el cuerpo variará según la ruta que tome para entrar en el torrente sanguíneo. Y esto, a su vez, depende de cómo la medicina se formula y se administra:

• Píldora o líquido administrados oralmente: solo una porción del FAE administrado oralmente será absorbida, ya que el sistema digestivo degradará y eliminará una parte de él. A veces, la presencia de alimentos interfiere con la absorción o la ayuda (depende del medicamento), por lo tanto es muy importante saber qué medicamentos se deben tomar con alimentos y cuáles se deben tomar solos. También es importante saber cuáles son los alimentos que deberían evitarse cuando se toma un medicamento.

• Parche cutáneo: el índice de absorción varía para cada medicamento.

• Inyección intravenosa: el índice de absorción es del 100%.

• Inyección intramuscular: el índice de absorción es del 100%.

• Supositorio rectal: el índice de absorción es cerca del 100%.

¿Qué ruta es más efectiva? Eso dependerá del medicamento, de tu cuerpo y de la condición médica en cuestión. En otras palabras, varía, así que pregúntale a tu médico.

Transporte
La absorción es solo el comienzo del viaje del medicamento. Luego debe viajar por el torrente sanguíneo hasta el cerebro. Algunos medicamentos se mueven solos por el torrente sanguíneo, mientras que otros se fijan a las proteínas portadoras a través de un proceso llamado “unión a proteínas.” Algunos FAE tienen un alto índice de unión a proteínas, lo que significa que gran parte del medicamento será unido a una proteína; mientras que una cantidad relativamente pequeña permanece “libre” y viaja por su cuenta. Otros FAE tienen un bajo índice de unión a proteínas, con un gran porcentaje “libre” en la sangre. Otros no se unen en absoluto y son completamente “libres.”

¿Por qué es esto importante? Una vez que el medicamento llega al cerebro, deberá atravesar la barrera hematoencefálica, que está diseñada para impedir que sustancias dañinas ingresen en esta área sumamente crítica. Uno de los criterios para atravesar esta barrera es el tamaño: únicamente partículas pequeñas están permitidas. Las proteínas, sin embargo, no son pequeñas, lo que significa que cualquier medicamento unido a una proteína será excluido. Solamente los medicamentos “libres” serán permitidos dentro del cerebro. Los médicos saben qué cantidad de cualquier medicamento en particular probablemente esté unida a una proteína y qué cantidad sea “libre”, y de acuerdo con eso calculan la dosis del medicamento.

Supongamos que estás tomando dos medicamentos con altos niveles de unión a proteínas, como Dilantin® y aspirina. Como es muy probable que estos dos medicamentos se unan a proteínas, y solo existe una cantidad fija de proteínas en el cuerpo, tendrán que competir entre ellos para unirse a una molécula de proteína. Una parte del Dilantin® “perderá” la carrera y no encontrará suficiente proteína para poder unirse. Esto significa que habrá más Dilantin® “libre” que lo normal y entrará en el cerebro. En este caso, el paciente podría sufrir una sobredosis de Dilantin®, ¡aun cuando tome una cantidad estándar del medicamento! Este es solo un asunto con el que deberá lidiar tu médico cuando determine el tipo y la cantidad de medicamento apropiadas para ti.

Eliminación
Cuando un medicamento aparece en escena, de manera casi inmediata, el cuerpo lo identificará como una sustancia extraña y potencialmente peligrosa, y comienza a eliminarlo. Existen dos órganos principales que son los responsables de la eliminación de un medicamento: el hígado y los riñones.

Hígado: la mayoría de los medicamentos, aunque no todos, son transformados e inactivados en el hígado. Este proceso esencial, que ayuda a prevenir la formación de sustancias tóxicas en el cuerpo, puede ser alterado por los diferentes medicamentos que estás tomando para mejorar tu salud. Algunos medicamentos llamados “inductores” hacen que el hígado funcione más rápidamente. Estos incluyen la carbamazepina (Tegretol®), la fenitoína (Dilantin®) y el fenobarbital (Luminal®). Otros, como el ácido valproico (Depakote®), son “inhibidores” que reducen la velocidad de las acciones del hígado. Al momento de recetar una medicación, se debe tener en cuenta la capacidad que tiene un medicamento para que el hígado funcione más rápida o lentamente, ya que cambiar el índice de eliminación del hígado altera el nivel del medicamento en el cuerpo.

Por ejemplo, cuando un inductor como Tegretol® acelera el hígado, otros medicamentos como Depakote® serán eliminados del cuerpo más rápidamente que lo normal. Esto significa que si tú estás tomando suficiente Depakote® para controlar tus crisis epilépticas, agregar Tegretol® a la mezcla podría reducir tus niveles de Depakote® lo suficiente como para permitir otra crisis.

Riñones: algunos medicamentos, como el levetiracetam (Keppra®) o la gabapentina (Neurontin®), son eliminados por los riñones más que por el hígado. Si tus riñones no están funcionando bien, estos medicamentos se acumularán en el cuerpo y provocarán efectos secundarios importantes.

 

volver